Pasar al contenido principal

La alimentación finalmente aparece en el debate sobre el clima. ¿Ahora que?

Inglés

Después de años de abandono, la agricultura finalmente encontró un lugar en las conversaciones sobre el cambio climático en 2017. Su ausencia durante las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático siempre fue evidente. Los pobres del mundo, la mayoría de los cuales cultivan sus medios de subsistencia, están destinados a sufrir más por las olas de calor, las sequías y las inundaciones que arrasan las cosechas. La probabilidad y severidad de la mayoría de los eventos climáticos extremos analizados por los científicos se ha relacionado con el cambio climático. La agricultura y los sistemas alimentarios también son responsables de hasta un tercio de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Sin embargo, tenemos mucho potencial para cultivar de manera más inteligente y reducir las emisiones al mismo tiempo que proporcionamos alimentos nutritivos para todos.

El avance se produjo en la forma de un nuevo plan de trabajo que se estableció para discutir temas relacionados con la agricultura, durante un período de dos años. A medida que las negociaciones continuaron en Polonia en diciembre, el progreso fue lento y aún se estaban discutiendo formas de avanzar. Pero lo que sí vimos fue un mayor impulso entre todos los involucrados en la agricultura, para tomar acción en sus propias manos. Si nos tomamos en serio el cambio climático y otros desafíos globales como la desnutrición, la contaminación del agua y la pérdida de biodiversidad, debemos transformar todo nuestro sistema alimentario, desde la producción hasta el consumo, durante la próxima década. Entonces, ¿a dónde vamos a partir de aquí para convertir las ideas para avanzar en acción?